La gestión de la junta directiva, aprobada

La Asamblea General de Socias de la Asociación 50a50 se ha reunido en formato telemático debido a las restricciones anti Covid-19 para hacer balance del mandato del último año y presentar las propuestas para los próximos meses.

En un ambiente muy agradable, las socias de 50a50 han aprobado las cuentas y la gestión de la junta de 2019 y han dado su visto bueno al presupuesto de 2020. Asimismo, han acordado la modificación de algunos puntos de los estatutos, que se llevan a cabo para adaptarlos a la nueva realidad post pandemia y también para permitir que la junta directiva se renueve de forma más ágil y aprovechando todo el talento femenino disponible entre las socias.

A raíz de la aprobación de las modificaciones estatutarias, próximamente se someterá a la aprobación de la asamblea la composición de la nueva junta directiva de 50a50, una vez los nuevos estatutos estén inscritos en el Registro de Asociaciones. Entre los cambios propuestos en la junta, figura la elección de Juliana Vilert i Barnet como vicepresidenta segunda, en sustitución de Isabel Martínez-Cosentino Ramos, y la designación de Carol Daunert Armillas como tesorera relevando en este cargo a Elizabeth Breedlove. Asimismo, entran a formar parte de la junta directiva Núria Bosch Sagrera y Susana Prado Garcia, además de la misma Juliana Vilert.

En cuanto al plan de acción de 2020-2021, se ha planteado mantener las cuatro líneas de acción de la asociación: lobby, visibilización, formación y networking, y concienciación. Este próximo curso se potenciarán las acciones de lobby para presionar a la administración pública, entidades y empresas a cumplir lo dispuesto en la Ley de Igualdad. Próximamente se informará de las novedades en este sentido.

La presidenta de 50a50, Anna Mercadé i Ferrando, ha agradecido la participación de las socias en la asamblea y la confianza depositada en la junta directiva: “Es un honor y motivo de gran satisfacción poder reunirnos en la asamblea, aunque sea a través de la pantalla. En nombre de toda la junta directiva, agradezco la colaboración de todas las socias en estos meses de incertidumbre. Remamos juntas hacia la misma dirección, el cumplimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible número 5 de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, y es en estos momentos, en que se ha comprobado una vez más que las mujeres llevamos gran parte del peso de la sociedad y que a pesar de todo somos las que sufrimos más los efectos de las crisis, es en estos momentos cuando nuestra misión fundacional tiene aún más sentido. Somos mujeres poderosas y podemos cambiar el mundo, este es el momento. Ahora bien, es un trabajo a largo plazo, trabajamos por nuestras nietas, para que encuentren un mundo más justo e igualitario”.