Reflexión sobre la necesidad de priorizar y valorar el sector de los cuidados

Los cuidados y los servicios a las personas han sido el tema central de esta nueva sesión del ciclo ‘Liderazgo femenino en los sectores estratégicos en Barcelona durante la pandemia’. El acto ha recogido el testigo de algunas mujeres involucradas en el sector de los cuidados.

“¿Con quién lideramos? ¿Con qué actitud hacemos frente a este liderazgo y a esta situación?”, Gemma Tarafa, concejala de Salud, Envejecimiento y Cuidados del Ayuntamiento de Barcelona, ​​ha expuesto estas preguntas para hablar sobre cómo se debe abordar un reto como el que hemos vivido. “La escucha y la inteligencia colectiva han sido clave para el liderazgo durante la pandemia”, ha dicho la ponente. La pandemia nos ha demostrado que el sector de los cuidados es esencial, en opinión de Tarafa, quien ha remarcado que hay que colaborar y trabajar para que el sector pueda apoyar a la gente más vulnerable.

A continuación, Mercè Armelles, miembro de la Asociación 50a50, ha dado paso a la mesa redonda, formada por Núria Bosch, farmacéutica y vicepresidenta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona; Mar Mestre, directora del Área de Clientes de Suara Cooperativa; y Vanessa Ortega, fundadora y CEO de la Asociación Perspectivamente.

Armelles destacó como la pandemia ha visibilizado el sector y le ha dado la importancia que merece. “Hemos tenido la oportunidad de visibilizarnos, porque parecía que no existíamos. Se han puesto en valor trabajos como el acompañamiento domiciliario y la atención a las personas, y la sociedad se ha sumado para ayudar a quien necesitaba hacer la compra o ir a la farmacia”, ha añadido Mar Mestre.

Núria Bosch ha relatado su experiencia y ha explicado cómo tuvieron que crear un sistema colaborativo para poder ayudar a las personas más vulnerables: “Con la Covid-19, la salud ha pasado a ser la tarea prioritaria en nuestras vidas. Nos tuvimos que situar en primera línea de actuación y dar acompañamiento, apoyo, ayudar y solucionar todo lo que estuviera a nuestro alcance”.

Ortega ha puesto el foco en que se necesitan muchos más recursos para aliviar las consecuencias de la pandemia. “El sector público de la salud mental debe reforzarse para poder atender a todas las personas afectadas y que, a raíz de la pandemia, tendrán secuelas emocionales importantes. Es esencial disponer de las herramientas necesarias para cuidar la salud mental”, dijo la ponente.

Finalmente, se ha puesto en valor todo el trabajo de las mujeres en este sector altamente feminizado. Mestre ha alertado sobre el peligro de que se den pasos atrás: “Después de cada crisis, el sector de las mujeres queda resentido. Tengo una inquietud, sabiendo que los cuidados, tanto en casa como de manera profesional, han sido una sobrecarga para las mujeres, existe el riesgo de que se intensifique esta feminización que ha supuesto la pandemia”. Además, Bosch ha animado a continuar visibilizando la importancia de los cuidados y las mujeres.

La penúltima sesión del ciclo tratará sobre la salud y la alimentación, que irá seguida del sector de las industrias culturales y creativas.