Liderazgo femenino en el sector comercio

La segunda sesión del ciclo virtual ‘Liderazgo femenino en sectores económicos estratégicos durante la pandemia‘ ha permitido adentrarse en el sector del comercio y conocer a algunas mujeres líderes en esta área.

Primeramente, Montserrat Ballarín, concejala de Comercio del Ayuntamiento de Barcelona, ​​ha informado sobre la presencia de mujeres en este sector: “Referirse al liderazgo femenino en el comercio es algo natural. La cara visible de la actividad comercial suele ser una mujer: el 65% de mujeres son las encargadas de su propio negocio”.

Ballarín ha destacado que un 58% de los empleados y empleadas del sector del comercio son mujeres, sin embargo, éstas sólo ocupan el 20% de las presidencias de los ejes y las asociaciones.

Además, ha hecho una mención especial a los mercados municipales: “Son un servicio público muy bien valorado por parte de la ciudadanía. Aparte de ser comercio de proximidad que genera empatía y confianza, los mercados siempre han sido un espacio de empoderamiento femenino”. Finalmente, ha destacado que apostar por el comercio es apostar por el empleo femenino.

A continuación, Anna Mercadé, presidenta de la Asociación 50a50, ha remarcado la importancia de las mujeres como base de la sociedad. “Las mujeres somos las que sostenemos la sociedad, pero no llegamos arriba por la segregación vertical que existe”. Mercadé ha hecho mención al liderazgo y adaptabilidad de las mujeres ante el cambio y a la capacidad de innovación y creatividad que tenemos.

En la mesa redonda que se ha llevado a cabo a continuación han participado Anna Sorli, presidenta de la cadena de supermercados Sorli y de la Fundación Sorli; Débora Coimbra, emprendedora y fundadora de Debby’s; y Teresa Llordés, presidenta de Barna Centre y propietaria de Ros Bombon y de las franquicias Torrons Vicens.

Sobre los valores y la manera de liderar de las mujeres, las ponentes han comentado que las características predominantes en cuanto al liderazgo femenino son la empatía y la sensibilidad, además de flexibilidad, que “permite adaptarnos, ponernos en el lado del otro y trabajar de una mejor manera”, en palabras de Débora Coimbra. Asimismo, Anna Sorli ha añadido que las mujeres somos más comunicativas y preferimos elegir una estructura horizontal para liderar, antes que una piramidal.

Otro punto álgido de la mesa redonda ha sido la cuestión de por qué las mujeres no llegamos más arriba y nos cuesta más ocupar puestos de liderazgo y dirección. Teresa Llordés ha argumentado que las mujeres somos valientes, disciplinadas, decididas y creativas, características esenciales de una buena líder.

Haciendo referencia a la crisis económica actual, las tres ponentes han pedido más ayudas y planes de acción que se hagan realidad, y han destacado que las mujeres son las que están liderando el comercio de proximidad, y lo hacen aportando nuevas ideas e innovación para servir a su comunidad.

Las próximas sesiones previstas seguirán analizando cómo las mujeres lideran los sectores estratégicos de la ciudad, como son el turismo, la economía digital y tecnología, los cuidados y servicios a las personas, la salud y alimentación y las industrias culturales y creativas.