Hay que feminizar la política

En una sesión del club de lectura de forma online muy agradable, las socias de 50a50 han conectado totalmente con Mireia Boya, autora del libro “Trencant el silenci” (Ara Llibres), una obra en la que la ex diputada del Parlament de Catalunya explica su experiencia política desde un punto de vista muy personal e íntimo y donde destaca que hay que feminizar la política y que es imprescindible hacer una apuesta por el liderazgo con valores femeninos, que también deben desempeñar los hombres.

Mireia Boya es conocida por haber sido diputada en el Parlament de Catalunya, pero más allá de la política en este libro muestra su vertiente más personal, la de una mujer feminista que ha sufrido actitudes machistas, que comparte los valores de 50a50 de poner la vida en el centro y de la sororidad, y que también pide una transformación, un cambio en femenino.

“Veo muchas similitudes entre nuestras experiencias, Mireia -le ha explicado la presidenta de 50a50, Anna Mercadé. Una en la vida política y la otra en la de las instituciones empresariales, las dos hemos tenido que trabajar en sectores muy masculinizados y hemos sufrido la discriminación del patriarcado”.

Mireia Boya, que participó en la segunda edición del Foro Hipatia (“una experiencia que me permitió conectar con la Asociación 50a50 y confirmar que el feminismo es transversal y que el feminismo nos puede unir a mucha gente, aunque tengamos ideologías diferentes”, ha dicho), ha dado cuenta del motivo del título del libro: “El silencio es un arma patriarcal. El dicho ‘la ropa sucia se lava en casa’ es una trampa, y el arma más poderosa que tenemos las mujeres es hablar, explicar qué nos está pasando a otras mujeres, porque así vemos que no estamos solas y nos empoderamos y nace la sororidad, que es totalmente transversal”.

Las socias de 50a50 participantes en la sesión han destacado que “Trencant el silenci” es un libro muy humano y humanista, y que la autora feminista tiene mucha capacidad de empatizar y ha sabido encontrar el equilibrio entre las diferentes facetas de su vida, un reto que aún tenemos muchas mujeres como madres, hijas, hermanas, amigas y profesionales. “La vida es poco más que querer y que te quieran. En el tema de los cuidados solemos tener tendencia a ser cuidadoras porque somos mujeres, y nos dejamos cuidar poco. Es importante hacer este clic”, ha contestado la activista política.

La autora ha hecho hincapié en la necesidad de visibilizar mucho más el lobby feminista y en la importancia de que haya más mujeres ocupando puestos de poder, que cuando lleguen hagan políticas feministas.